El EDVAC era más pequeño y más potente que sus predecesores, el Mark I y el ENIAC, y presentaba, además
otras dos características: el uso de números binarios y el almacenamiento interno de instrucciones en forma de
estados electrónicos. Estas dos características le convirtieron en precursor de la moderna tecnología
informática. Actualmente, todos los datos y programas almacenados utilizan la forma binaria. La capacidad de
almacenamiento interno del EDVAC significa que los programas pueden almacenarse en los dispositivos
internos de memoria que posee el ordenador, y ejecutarse sobre la base de estas instrucciones. El
almacenamiento interno era mucho más rápido que el de cinta de papel utilizado en máquinas anteriores,
como el Mark I. Una aplicación de almacenamiento interno fue el EDSAC (Electronic Delayed Storage
Automatic Computer; ordenador automático de almacenamiento electrónico retardado), construido en la
Universidad de Cambridge (Reino Unido).
Su principal característica era el concepto de programa almacenado. En la primera generación, cuando uno
firma debía procesar en el ordenador un inventario en vez de una nómina, era preciso obtener la máquina y
cargarla con programas diferentes. Fue cuando se idearon las placas enchufables, gracias a las cuales los
programas se podían cambiar con más facilidad. Los programas se podían cambiar con más facilidad. Los
programas almacenados potenciaron la aplicación práctica de los ordenadores en las empresas.